¿Qué le gusta a tu flora intestinal?

Tu alimentación determina tu predisposición a la enfermedad

Según las investigaciones de los Drs. Justin y Erica Sunnenburg, de la Universidad de Stanford, la microbiota (el conjunto de microorganismos que conviven con nosotros en nuestro cuerpo y cuyo máximo exponente es la microbiota o flora intestinal) desempeña un papel crucial en la predisposición de cada persona a las enfermedades. Tras estudiar a distintas poblaciones indígenas de diferentes partes del mundo, se ha llegado a la conclusión de que la microbiota de los países occidentales tiene muchísima menos diversidad y que esto podría ser la causa de las numerosas enfermedades de civilización o de estilo de vida, esas que afectan solo a los países "desarrollados": asma, diabetes, hipertensión, osteoporosis, alergias, etc.

Cada vez es más evidente que que alguien parezca estar "sano" no significa que su microbiota también lo esté. Cuando se observa lo que comen estos pueblos indígenas, queda claro lo diferente que es su microbiota y lo poco variada que es la nuestra. Estos pueblos y culturas tradicionales consumen mucha más fibra buena y tienen un estilo de vida que favorece una buena microbiota.

¿Qué comer para favorecer una buena microbiota?

Los tubérculos, por ejemplo, abundan en la alimentación de los cazadores-recolectores. Aunque los que ellos consumen son tubérculos salvajes, debemos intentar comer tubérculos y otros vegetales para intentar conseguir esa fibra beneficiosa. Y esto es lo que aconsejan los estudios científicos para beneficiar a nuestras bacterias buenas. Y no hablo de patatas, arroz, cereales ni harinas integrales (y mucho menos de los productos que se anuncian como "altos en fibra"); estoy hablando de cebollas, ajos, puerros, alcachofas, plátanos, coles de Brusela, coliflor, brócoli y otros menos conocidos como el ñame, el topinambo, la raíz de achicoria, el agave (no el sirope), la jícama, las hojas de diente de león (las mismitas de la flor que soplamos y pedimos un deseo) o la okra.

Los beneficios del ácido butírico

Cuando comemos este tipo alimentos, somos incapaces de digerir esta fibra pero nuestras bacterias sí pueden, y a cambio producen, entre otros, unos compuestos llamados ácidos grasos de cadena corta. Uno de los principales es el ácido butírico o butirato. El butirato es el alimento favorito (1) de las células que forman las paredes del colon y  nos protege del cáncer de colon (2, 3). Además, sus beneficios no se acaban ahí: favorece la integridad intestinal (4), una menor inflamación (5) y una mejora de la sensibilidad a la insulina (6).

¿Qué alimentos dañan nuestra flora intestinal?

Igual que los alimentos mencionados antes son muy beneficiosos para nuestra salud y la de nuestra flora intestinal, también hay otros que son nefastos y fomentan la proliferación de bacterias patógenas en nuestra microbiota y, por tanto, que seamos más proclives a las enfermedades, nos falte energía, desarrollemos intolerancias alimentarias, empeore nuestra digestión, etc. Supongo que ya os imagináis cuáles son estos "alimentos": alcohol, azúcares refinados, grasas oxidadas (fritos), aceites refinados, grasas trans o aceites vegetales parcialmente hidrogenados, trigo moderno y sus preparaciones (galletas, bollería, pan, pasta...), edulcorantes artificiales como sacarina (E-954), sucralosa (E-955) o aspartamo (E-951), emulsionantes como la carboximetilcelulosa de sodio (E-466) y el polisorbato 80 (E-433).

Espero que esta información te anime a cuidarte más y a comer mejor. Al final, tú, y nadie más, eres responsable de tu cuerpo y de tu salud. ¿Qué? ¿Te animas a cuidarte mientras cuidas de tus bichitos para que ellos cuiden también de ti?


FUENTES

1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21531334

2. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1002/ijc.25599

3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25092886

4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18346306

5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11024006

6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2699871/