La ley del minuto o cómo no dejar que se acumulen las tareas

¿Se te acumulan las pequeñas tareas y luego básicamente necesitas cogerte un día libre para hacerlas todas? ¿Cuánto tiempo lleva sin abrir esa carta que está en la entrada de tu casa? Si todo esto te resulta familiar, me encantaría que probaras la ley del minuto porque DE VERDAD que me ha facilitado mucho la vida. La primera vez que oí hablar de ella fue en el podcast Happier de Gretchen Rubin.

Se trata de una regla sencilla pero eficaz: todo lo que se pueda hacer en menos de un minuto, hazlo. No esperes ni segundo. Dobla el jersey y guárdalo; lee la carta y tírala; contesta el whatsapp que acabas de recibir; mete el plato y el vaso en el lavaplatos, etc.

Sí, ya lo sé. Parece demasiado fácil para ser real pero ¡funciona! Si la utilizar con regularidad durante un par de semanas verás cómo te ayuda a vivir mejor y estar más feliz. Tu casa va a estar impecable y no tendrás que pasar tres horas recogiendo y limpiando.

Venga, la próxima vez que abras el buzón, abre inmediatamente la carta y léela en vez que dejarla en la entrada de casa. Ojea un par de emails y borra los que no sean relevantes. Cuelga el abrigo en su sitio. Créeme, la vida se mejora pasito a pasito, con pequeños cambios.

Deja un comentario abajo y dime si lo vas a intentar. O simplemente dime qué ha parecido este consejo.