actitud

Dar las gracias puede mejorar tu salud

🤯Si vives acelerada, estresado o no tienes tiempo, sigue leyendo. Uno de mis objetivos en este año que empieza es ayudarte a luchar contra el estrés, el GRAN mal de nuestra época y el detonante de muchas de las enfermedades y malestares que nos afectan hoy en día.

agradecimiento, gratitude

😃Hoy me apetece compartir uno de mis propósitos para este nuevo año: practicar el agradecimiento. Es algo que ya he probado pero me apetece volver a incorporar por sus beneficios en el bienestar psicológico pero también en la salud física y en las relaciones con los demás. Lo que me ha animado definitivamente es que una clienta muy especial me ha regalado una libreta preciosa y quiero darle un uso valioso y bonito.

3️⃣La práctica de agradecimiento que yo llevo a cabo consiste escribir tres cosas por las que estás agradecida. En la parte de abajo de la foto tienes un ejemplo mío, pero no tiene que ser nada profundo ni complejo. Podrías poner “gracias por tener comida en la nevera, gracias por tener trabajo o gracias por haber llegado a tiempo a coger el bus”. También puedes hacer otro ejercicio diferente: utiliza las tres preguntas de arriba para reflexionar sobre tu día. Puedes hacerlo mentalmente, escribirlo o, mejor todavía, preguntárselo a otra persona o compartirlo durante la cena con tu familia, amigos, pareja o compañeras de piso. El Dr. Rangan Chatterjee, especialista en medicina funcional, lo hace todas las noches con su mujer y sus hijos.

📝Escribir estos pensamientos ayuda a modificar sutilmente tu manera de pensar. Incorporado en tu día a día de manera constante, podría aportarte un cambio de mentalidad considerable. Y hoy en día, en un mundo que nos bombardea una y otra vez con imágenes de perfección, es fácil caer en la espiral de los pensamientos negativos. Particularmente, prefiero hacerlo justo antes de dormir, ya que me ayuda a que el “peso del mundo” parezca más liviano y mi calidad de sueño sea mejor.

👨🏻‍🔬Grandes especialistas de la medicina y la psicología como Robert Emmons, Martin Seligman, Christopher Peterson o Michael McCullough han demostrado sus beneficios, entre los que señalan:

💪🏽FÍSICIOS: fortalecer el sistema inmunitario, reducción del dolor, bajar presión arterial, mejorar la calidad de sueño y  potenciar otros hábitos saludables.

🧠PSICOLÓGICOS: incrementar los niveles de emociones positivas, sentirte más alerta, vivo y despierta, mayor placer y felicidad, aumentar el optimismo y la alegría.

👫SOCIALES: ser más generosa, compasivo y ayudar más, perdonar más, ser más extravertida y sentirse menos solo y aislada.

🔬Como siempre, te cito abajo las fuentes científicas. No es un campo súper estudiado pero los resultados son prometedores. Y tampoco hay que olvidar las fuentes empíricas: miles de personas que practican esto y afirman haber sentido numerosos beneficios. Sea científicamente comprobado, empíricamente válido o incluso por efecto placebo o autosugestión, no hay ningún riesgo ni coste en probarlo. Pocas cosas con tantos beneficios son tan baratas y están tan disponibles.

⁉️¿Te animas a probarlo? ¿O ya lo has probado?

FUENTES:

https://ggsc.berkeley.edu/images/uploads/GGSC-JTF_White_Paper-Gratitude-FINAL.pdf?_ga=2.18992446.720359849.1545908260-540195848.1545908260

https://www.researchgate.net/publication/329257494_Gratitude_-_more_than_just_a_platitude_The_science_behind_gratitude_and_health

https://greatergood.berkeley.edu/article/item/why_gratitude_is_good

https://nobaproject.com/modules/positive-psychology

https://greatergood.berkeley.edu/topic/gratitude/definition#why_practice

Cuatro preguntas para encontrar las fuerzas para levantarte cada mañana

Como ya sabes, los temas principales de este blog tratan de salud, alimentación y estilo de vida. Una de las claves para mí es encontrar el equilibrio, y de ahí el enfoque de salud integral. Por eso hoy quiero hablar de un concepto o herramienta muy potente que nos ayuda a reflexionar y a mirar un poco hacia dentro.

A menudo cuando pienso en salud e introspección me viene a la cabeza Japón, país de centenarios. Pero ¿y si te dijese que puede que el secreto a la longevidad de este país se encuentre en algo que no es la alimentación? Este algo es la clave para tener fuerzas para levantarse todas las mañanas. Estoy hablando de tener una razón para vivir, de que tu vida tenga un sentido y seas consciente de este sentido. Este concepto se conoce en japonés como ikigai.

Ikigai

¿Y por qué es importante tener (identificado) un ikigai? Porque tener un propósito de vida, además de ser la razón para levantarte todos los días por la mañana, hace que tus defensas y tu capacidad para resistir las adversidades y envites de la vida sean mayores. Porque la falta de un propósito de vida o de una razón para vivir incrementa tus posibilidades de sufrir problemas mentales como ansiedad o depresión, lo cual te lleva a dormir peor, a tener peor salud y, en los casos más extremos, a abusar de ciertas sustancias o incluso a tener pensamientos suicidas.

Casualmente esta semana he terminado la obra del neurólogo y psiquiatra austriaco Viktor Frankl El hombre en busca de sentido (te hablo de este libro en la sección Mis lecturas). En su libro, este médico, superviviente de los campos de concentración nazis, pudo constatar de primera mano durante su cautiverio que las personas que tenían una razón para vivir, un motivo por el que levantarse todos los días por las mañanas, eran las que más probabilidades tenían de sobrevivir. No se trataba pues de las personas con el físico más portentoso, sino de las fuertes de espíritu, aquellas que tenían una mayor vida interior. Y es que en el mundo occidental de hoy en día, la religión cada vez ocupa un espacio más pequeño en nuestras vidas, la espiritualidad apenas tiene presencia y en nuestro día a día rara vez miramos hacia dentro. Así que te propongo que te pares cinco minutos, respires y te preguntes:

¿Cómo puedo encontrar mi ikigai?

Si le has echado un vistazo al gráfico anterior, a lo mejor ya sabes por dónde van los tiros. Quizás ya haces algo que te apasiona, se te da bien y es útil para el mundo, pero no te aporta ingresos. Tal vez te dedicas a algo que te gusta, que haces bien y por lo que te pagan, pero no aportas nada y, por tanto, te sientes inútil. Y así sucesivamente… La clave está en encontrar la intersección a las cuatro preguntas siguientes:

  • ¿Qué es aquello que te apasiona?

  • ¿Qué se te da bien?

  • ¿Qué puedes aportar al mundo o a tu entorno?

  • ¿Qué es aquello por lo que te pueden pagar? (Si estás jubilado omite esta última pregunta.)

Cuando consigues que la respuesta a las cuatro preguntas coincida, habrás encontrado tu ikigai. El objetivo es pues identificar aquello en lo que eres bueno, que te gusta hacer, por lo que te pagan y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando lo llevas a cabo, tienes más autoestima, porque sientes que tu presencia en el mundo está justificada. La felicidad sería la consecuencia de todo lo anterior.

Y para terminar, te dejo este vídeo muy cortito en el que una mujer japonesa explica de una manera preciosa qué es para ella su ikigai. Disfrútalo y dime en los comentarios qué te ha parecido este concepto.