Pan de trigo sarraceno y boniato

Este pan está hecho con harina de trigo sarraceno, boniato y cargado de semillas. A pesar del engaño del nombre, el trigo sarraceno (también conocido como alforfón) no es un cereal, por lo que de manera natural no tiene gluten. Es una opción muy nutritiva y, además, el boniato y las pasas le dan un toque dulce muy rico.

 
pan-sarraceno-boniato3.JPG
 

Pan de trigo sarraceno y boniato

INGREDIENTES

  • 200 g de puré boniato (o de calabaza)
  • 110 g de harina de trigo sarraceno
  • 4 C de harina de arrurruz (arrowroot) o de trigo sarraceno
  • 1 C de semillas de lino molidas
  • 2 C de zumo de limón
  • 1/4 c de bicarbonato sódico
  • 1/2 c de sal

Para la mezcla de semillas:

  • 30 g de pipas de calabaza
  • 30 g de pipas de girasol
  • 30 g de semillas de sésamo
  • 40 g de uvas pasas

INSTRUCCIONES

  • Precalienta el horno a 180 ºC.
  • Corta el boniato o la calabaza en dos y colócalo (piel hacia arriba) en una bandeja de horno con papel sulfurizado. Hornea durante 30-45 minutos o hasta que puedas pinchar un cuchillo a través de la piel y se hunda fácilmente. Quita la piel y aplástalo bien con un tenedor o un procesador de alimentos.
  • En un cuenco, mezcla todos los ingredientes hasta que quede homogéneo. Añade las semillas y las pasas y vuelve a amasar hasta que queden bien incorporadas.
  • Con las manos ligeramente enharinadas, haz forma de pan o de pequeños bollitos. En caso de optar por la forma de barra, haz cortes diagonales no muy profundos en la parte superior. Hornea durante 30 minutos para los bollos y 40 para la barra.

Revuelto de frutos secos con especias

Este revuelto (o granola) de frutos secos con especias es infalible. ¿Sabes lo de abrir una bolsa de patatas fritas y no poder parar? Pues lo mismo ocurre cuando abro este bote. 🙈 La diferencia es que esto es hecho en casa, así que nosotros controlamos los ingredientes. ¿Lo mejor? Que puedes jugar con las especias y sorprender a tus amigos (y a tu paladar) en cada nueva visita. 

Esta mezcla lleva 4 frutos secos distintos (almendras, nueces, avellanas y cacahuetes) pero puedes cambiarlos por otros que te gusten más o por semillas. Por cierto, como curiosidad, los cacahuetes no son frutos secos sino legumbres como los garbanzos o las lentejas. 

 
granola-salada-frutos-secos.JPG
 

Revuelto de frutos secos con especias

INGREDIENTES

  • 100 g de cada: almendras, nueces, avellanas y cacahuetes en este caso. 
  • 2 C de AOVE
  • 1 C y 1/2 de miel o sirope de arce
  • 2 c de sal
  • 1 c de pimentón dulce
  • 2 c de comino en polvo
  • 1 pizca de cayena o pimentón picante

INSTRUCCIONES

  • Precalienta el horno a 180 ºC.
  • Rompe las nueces en trozos más pequeños. El resto de frutos secos pueden ir enteros o puedes romperlos un poco también. Yo solo troceo las nueces.
  • Mezcla bien todos los ingredientes en un cuenco grande.
  • Colócalos en una bandeja de horno sobre una hoja de papel sulfurizado y hornea durante 10 minutos. A los 5 minutos remuévelos para que se hagan por todos lados y no se quemen.
  • Déjalos enfriar fuera del horno. Al llegar a temperatura ambiente la miel y el aceite se secarán y quedarán relativamente pegados unos a otros.
  • Conserva en un recipiente hermético fuera de la nevera hasta 7 días.

Hummus de garbanzos

Sencillo, rápido, eficaz. Así es el tradicional hummus de garbanzos. Lo puedes conservar 3-4 días en la nevera o congelarlo y tenerlo listo para picoteo cuando viene gente a casa. ¡Triunfa siempre! Y yo aconsejo tomarlo con crudités (trocitos de verduras crudas) de pimiento rojo, apio, colirrábano, zanahoria, etc.

Al tomarlo con el pimiento rojo crudo, que tiene más vitamina C que la naranja, absorberás mucho mejor el hierro de los garbanzos. Además, el tahini o puré de sésamo aporta una buena cantidad de calcio. Pero esto solo son detalles sin importancia comparados con el sabor.  

 
hummus-garbanzos.jpg
 

Hummus de garbanzos

INGREDIENTES

  • 240 g de garbanzos cocidos
  • 1 C bien colmada de tahini (puré de sésamo)
  • zumo de 1/2 limón
  • 1/3 diente de ajo (no muy grande)
  • sal y pimienta
  • pimentón dulce y un chorrito de AOVE para decorar (opcional)

INSTRUCCIONES

  • Si son secos, pon los garbanzos a remojo la noche anterior con una cucharadita de bicarbonato (el triple de agua que de garbanzos). Cuece los garbanzos en abundante agua hasta que estén blandos (desde 20 minutos con la olla a presión hasta 2 horas en una olla convencional). No eches la sal hasta el final o se te quedarán duros. No tires el agua de cocción.
  • Añade todos ingredientes y tritura hasta que consigas la textura deseada. Si fuese necesario, puedes ir añadiendo un poquito de agua de cocer los garbanzos hasta que esté todo bien triturado.
  • Decora con pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Curry malayo: mezcla de especias especialidad de Malasia

Hoy os traigo una mezcla de especias especialidad de Malasia: un curry malayo que dará un sabor increíble a cualquier guiso o estofado que queráis preparar. Lo puedes usar para variar de nuestras clásicas lentejas o añadírselo a una crema de calabaza o incluso a un puré de patata y tendrás un plato totalmente diferente. Además, las especias tienen fantásticos beneficios para tu salud y ayudan en la digestión de manera muy interesante. Espero que te guste.

 
curry-malayo.JPG
 

INGREDIENTES

  • 2 C de comino en polvo
  • 2 C de cilantro en polvo
  • 2 c de cúrcuma en polvo
  • 2 c de semillas de hinojo
  • 1/2 c de canela en polvo
  • 1/2 c de semillas de mostaza amarilla
  • 1/4 c de cardamomo en polvo
  •  1/4 c de clavo en polvo (o 3-4 clavos machacados)
  • 1 pizca de cayena en polvo si quieres darle un toque picante

INSTRUCCIONES

  • Tuesta muy ligeramente todas las especias juntas en una sartén hasta que empiecen a desprender los aromas, pero ten mucho cuidado de no quemarlas.

CONSEJOS

  • Haz un sofrito de cebolla, ajo y jengibre, añade la mezcla de especias previamente tostada y échale imaginación a los ingredientes que le quieres echar a tu guiso o estofado. Solo necesitarás un buen caldo para cocerlo todo; o incluso con agua te saldrá buenísimo gracias al sabor y el aroma que confiere esta mezcla de especias.

Trufas caseras

Fácil, rápida y rica. Así son las trufas caseras. Con un sabor más original y menos pesadas que las que compramos por ahí. Pruébalas y dime qué te parecen.

 
trufas_caseras.JPG
 

Trufas caseras

INGREDIENTES

  • 100 g de almendras en polvo
  • 100 g de dátiles deshuesados
  • 100 g de chocolate negro (80%)
  • semillas de sésamo negro para decorar (opcional)

INSTRUCCIONES

  • Pon el chocolate a derretir en una cacerola pequeña.
  • Tritura los dátiles (deshuesados) y mézclalos con la almendra en polvo muy bien.
  • Cuando el chocolate esté derretido, añade la mezcla de dátiles y almendra en polvo.
  • Haz bolitas y cúbrelas de cacao, coco rallado, semillas de sésamo o lo que más te guste.

CONSEJOS

  • Puedes guardarlas en el congelador sin cubrirlas de coco, cacao o lo que sea y sacarlas un par de horas antes de tomarlas. Cúbrelas cuando vayas a comerlas.

Hummus de zanahoria al curry

Esta receta es sencillísima e infalible. Todavía no ha habido una persona a quien no le haya gustado. Aunque tal vez seas tú la primera. 😆 El dulzor de la zanahoria se contrasta con el zumo de limón y el cóctel de especias le da sabor y propiedades muy beneficiosas: la cúrcuma, por ejemplo, está demostrado que tiene efectos antiinflamatorios iguales al ibuprofeno y es tan eficaz como el diclofenaco para personas con artritis reumatoide (estudio). Si además la combinas con la primienta negra, estarás aumentando sus propiedades de manera exponencial.

Una vez al año, no hace daño. Normalmente no aconsejo pelar los productos vegetales ecológicos pero en este caso, si quieres que te quede un color naranja fuerte y puro es mejor pelar las zanahorias y la cúrcuma. 

 
hummus_zanahoria_curry.JPG
 

Hummus de zanahoria al curry

INGREDIENTES

  • 350 g de zanahorias peladas (unos 480 g sin pelar)
  • 3 C de aceite de oliva virgen extra
  • 1 trocito de cúrcuma fresca pelada
  • 3 C de zumo de limón
  • 1/2 diente de ajo (no muy grande)
  • 1 c de curry no picante
  • sal y pimienta
  • semillas de sésamo negro para decorar (opcional)

INSTRUCCIONES

  • Pela y corta las zanahorias en 4-5 trozos. 
  • Añade todos los demás ingredientes y tritura hasta que consigas la textura deseada. Tendrás que menear la batidora de vaso o mover bien la de brazo para que se mezcle todo bien y se quede triturado. Si fuese necesario, puedes ir añadiendo un poquito de agua hasta que esté todo bien triturado.
  • Decora con las semillas de sésamo negro.

Crema de calabaza y almendras con cúrcuma

Date prisa en preparar esta receta porque a la temporada de la calabaza le queda un suspiro. De hecho, esta crema la preparé hace unos días con las últimas piezas de butternut o calabaza violín que me dio Roberto, mi nuevo agricultor de referencia, que apenas hace un año dejó su trabajo para crear su huerta ecológica en Dorneda, en las afueras de A Coruña. Producto local, de temporada y ecológico. ¡¿Qué más se puede pedir?!

Esta vez añadí una granola salada para hacer un plato más completo y aportar una textura crujiente que contrasta con la untuosidad de la crema. En breves colgaré la receta de mi versión de la granola salada.

 
crema_calabaza_almendra_curcuma_1.jpg
 

Crema de calabaza y almendras con cúrcuma

TIEMPO TOTAL: 15 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 calabaza violín (butternut) pequeña en puré
  • 500 ml de caldo de pollo (o agua)
  • almendra en polvo (hasta alcanzar la textura deseada)
  • 1 c de cúrcuma
  • 1/2 c de pimienta negra
  • 1/2 c de hinojo en polvo
  • 1/2 c de jengibre en polvo
  • sal

PASOS

  • Lo ideal es tener el puré congelado. Si no es así, precaliente el horno a 170 ºC. Corta la calabaza a lo largo y coloca las dos mitades boca abajo en una bandeja recubierta de papel de horno. Cocínala durante 20-35 minutos según el tamaño y la potencia de tu horno. Estará a punto cuando puedas atravesar con un cuchillo la piel de la calabaza sin resistencia.
  • Pon el caldo (o agua) a hervir. Cuando hierva, añade el puré de calabaza y remueve bien para que se mezcle. Unos 3-4 minutos.
  • A continuación, añade almendra en polvo hasta que adquiera la textura que te guste. Vete mezclando y no te pases con la almendra, ya que irá ganando consistencia según se mezcle. Unos 5 minutos.
  • Añade ahora las especias y ajusta de sal.

Garbanzos salteados con jamón y espinacas

Este plato es cortesía de mi prima Laura. También es una cocinillas y siempre me está ayudando y dando ideas para compartirlas contigo, pero sobre todo siempre me anima y me apoya en todo lo que hago. ¡Viva mi prima!

Tanto para cena como para el mediodía, este plato está listo en menos que canta un gallo, sobre todo si tienes los garbanzos ya cocidos o si los compras en conserva ;-) Eso sí, si vas a por los de bote, intenta invertir un poquito más y cómpralos ecológicos para que no tengan "guarradillas" añadidas. 

Para una versión vegetariana, sustituye el jamón por alga dulse, que encontrarás en tiendas ecológicas o de comida saludable, o incluso en Internet. Esta alga tiene un aroma ligeramente ahumado y un punto salado marino, por lo que vale también para reemplazar el bacon. Aquí tienes otra receta para usar esta alga, para que luego no digas que no te compensa comprarla porque no le das uso. Jejeje...

garbanzos_salteados_jamon_espinacas.jpg

Garbanzos salteados con jamón y espinacas

TIEMPO TOTAL: 20 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 40 g de jamón serrano (o alga dulse)
  • 2 buenos puñados de espinacas frescas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 c de comino en polvo
  • 1 c de pimentón
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta

INSTRUCCIONES

  • A fuego suave, pocha la cebolla y los ajos picaditos. 
  • Cuando la cebolla coja un color transparente, echa los garbanzos y déjalos rehogando a fuego lento 5 minutos.
  • A continuación, echa el jamón troceado, sube el fuego y remueve durante otros 5 minutos o hasta que los garbanzos estén un poco dorados (sin llegar a quemar la cebolla y el ajo).
  • Retira la sartén del fuego para echar el pimentón y que no se queme. Echa ahora también la pimienta, el comino y la sal (pero CUIDADO con la sal porque el jamón ya aporta sal al plato). Remueve para integrar todas las especias y echa los puñados de espinacas. Tapa y pon otra vez a fuego bajo durante un par de minutos o hasta que la espinaca pierda la firmeza. En función del tipo de cocina y sartén que uses, seguramente ya puedes apagar el fuego antes de echar las especias y las espinacas, pues el calor que tenga será suficiente para que las espinacas se cuezan.

Chips de kale

La famosa kale, es decir, la berza de toda la vida para los de Galicia (y otras zonas del norte) es el alimento de moda desde hace unos años. Forma parte de la familia de las crucíferas (brócoli, rúcula, coles de Bruselas, repollo, coliflor, grelos, nabo, etc.), unas de las verduras más sanas y con más nutrientes, además de contener los mejores precursores del glutatión, el antioxidante más importante en nuestro cuerpo.

Esta receta puedes usarla cuando te sobre berza o kale, o simplemente cuando quieras tener un snack sano y distinto.

 
chips_kale_3.jpg
 
 
chips_kale_2.jpg
 

 

Chips de kale

TIEMPO TOTAL: 20 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 manojo de kale (berza rizada)
  • 2 c de salsa de soja
  • 2 c de aceite de oliva virgen extra
  • zumo de 1/2 limon
  • 1 c de comino en polvo 
  • 1 c de cúrcuma en polvo

INSTRUCCIONES

  • Precalentar el horno a 200 ºC.
  • Lava bien el kale. Agarra cada rama por la parte inferior del tallo y desliza apretando de abajo arriba para separar las hojas del tallo. Rompe las hojas trozos del tamaño de patatas fritas de bolsa.
  • En un cuenco, mezcla todos los ingredientes para el aliño y unta bien los trozos de kale. Masajéalo bien con las manos para que se impregne.
  • Espárcelo en una bandeja de horno sobre papel de hornear. Cuanto más separado lo dispongas en el horno, más crujiente quedará. 
  • Hornear a 150 ºC unos 20 minutos o hasta que esté crujiente

Curry de verduras con leche de coco

Lleno de color y de sabor, con este plato conquisto a cualquier visita. Puede tomarse solo o acompañado de huevos, salmón, pollo en dados, arroz o lo que más te guste.

curry_de_verduras.JPG

 

Curry de verduras

TIEMPO TOTAL: 30 MINUTOS

INGREDIENTES

 Me encanta usar las setas enoki por su sabor y porque dan la sensación de tener fideos o espaguetis.

Me encanta usar las setas enoki por su sabor y porque dan la sensación de tener fideos o espaguetis.

  • 1 trocito de jengibre
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana o 1/4 de puerro (parte blanca)
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/3 de brócoli
  • 1 trozo de cabalaza pelada en dados
  • 8 shiitake (u otras setas)
  • 2 enoki (u otras setas)
  • 1 lata de leche de coco (400 ml)
  • aceite de coco virgen extra 
  • 1 c de curry (mezcla de especias)
  • 1 c curcuma en polvo
  • sal
  • pimienta

INSTRUCCIONES

  • Preparamos el sofrito: calienta el aceite de coco en una sartén grande (preferiblemente con tapa) y saltea el jengibre y el ajo bien picados unos 2 minutos. Antes de que se doren, añade la cebolla picada en trozos medianos y deja pochar otros 5 minutos.
  • A continuación añade las verduras, de las más duras a las más blandas. Me gusta empezar por el pimiento (cortado en tiras finas) y, 5 minutos después, añadir el brócoli en trocitos pequeños. Añade un poquito de agua y tapa. Deja 5 minutos.
  • En este caso tenía dados de calabaza ya cocinados (acuérdate siempre de cocinar la cabalaza entera y congelar lo que no uses), así que los añadí en este momento junto con las setas cortadas. Las shiitake se cortan como los champiñones normales. A las enoki les retiramos unos 2-3 dedos desde la raíz (ver foto arriba) y separamos los filamentos para que no quede el manojo entero. Dará la sensación de que son espaguetis. Los puedes encontrar en las tiendas asiáticas.
  • En este momento añade ya la leche de coco y las especias; mezcla bien y tapa otros 5 minutos para que se hagan las setas. Voilà!

Macedonia de quinoa

Yo suelo tomar esta receta más como merienda, pero la mayoría de la gente prefiere de desayuno. La razón es que me encanta tomar esta macedonia de quinoa con un buen chorro de zumo de naranja para hacerla bien jugosa, pero no tolero la naranja por las mañanas, y menos en zumo; me da mucha acidez. Pero todos somos distintos, así que experimenta y decide.  ;-)

A muchas de mis recetas aconsejo añadir 1 cuacharada de aceite de coco virgen extra o de ghee o incluso aceite de oliva no muy fuerte para aportar grasas saludables. Y también 1 cucharada de semillas de lino molidas para un plus de fibra y omega-3. Tanto las grasas como la fibra, además de sus beneficios intrínsecos y de mantenerte sin hambre más tiempo, ayudan a ralentizar la absorción de los azúcares presentes en las frutas, especialmente en el plátano y las pasas. Una vez más, prueba y decide qué te gusta más a ti. ¡Acaso no es TU desayuno? 

quinoa-fruit-salad.png

Macedonia de quinoa

TIEMPO TOTAL: 8 MINUTOS

INGREDIENTES

  • quinoa ya cocinada
  • 1 naranja
  • 1 mandarina
  • 1/2 plátano
  • 2 C de arándanos azules
  • pasas
  • nueces (u otros frutos secos)

INSTRUCCIONES

  • Si no tienes quinoa ya cocida, lo bueno es que se tarda solo 10 minutos en hacer. Eso sí, si no la has puesto a remojo antes un par de horas, lávala bien para eliminar la saponina. 
  • Coloca la quinoa, exprime la naranja y echa el zumo por encima. Añade la fruta y los frutos secos en trocitos y a degustar. 

Bol de arándanos con fruta y semillas

Con este bol te harás un desayuno hipernutritivo. Lo bueno es que se hace en un periquete y ninguno de los ingredientes es imprescindible. Recomiendo los arándanos azules por su alto valor nutritivo y múltiples beneficios: increíblemente antioxidantes, ayudan a perder peso, mejoran la salud del cerebro, contrarrestan la inflamación, ayudan en la digestión y a tener una buena salud cardiovascular. Además, su bajo contenido en azúcar contrarresta el del plátano. ¡Y el color es muy bonito!

Los toppings también son a tu elección. Aquí tienes estos pero piensa en coco rallado, almendras en polvo, trocitos de habas de cacao, pipas de girasol, etc.

arandanos_azules.jpg

Bol de arándanos con fruta y semillas

TIEMPO TOTAL: 10 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 2 plátanos maduros pequeños
  • 100-150 g de arándanos azules (frescos o congelados)
  • un puñado de frutos rojos variados (frescos o congelados)
  • leche entera, yogur griego o bebida vegetal a tu gusto o incluso agua.
  • 1 C de aceite de coco virgen extra, ghee o incluso aceite de oliva (grasa saludable)
  • 1 C de semillas de lino molidas (fibra y omega-3)

TOPPINGS

  • Semillas de chia
  • Pasas
  • Pipas de calabaza
  • Semillas de sésamo

INSTRUCCIONES

  • Guarda un plátano troceado y los frutos rojos. Pon todos los demás ingredientes en una batidora y tritura todo hasta alcanzar la textura que te guste. Mezcla el batido con la fruta. Pon por encima los toppings que prefieras. ¡Listo!

Caldo limpio súper nutritivo

Detrás de toda buena sopa casera hay un buen caldo limpio repleto de sabor y de nutrientes. Da igual si eres un cocinero experto o si acabas de comprarte el delantal: si haces un buen caldo, la sopa es cosa de niños. 

Haz una buena cantidad de caldo y usa una parte para hacer sopa. El resto puedes ir bebiéndotelo tranquilamente como si fuera té o congelarlo y tenerlo listo para otras recetas. Congélalo en forma de cubitos de hielo y échalos en tus salteados de verduras. Da igual cómo lo uses, pero anímate a hacer este caldo.

Se me olvidaba: todo esa gelatina, ese colágeno que se extrae de los huesos, hace milagros con las articulaciones, la pared intestinal, las uñas, el pelo y la piel. ¡Tira las cremas y ponte a hacer caldo limpio!

 
caldo_huesos_vaca.jpg
 

Caldo limpio súper nutritivo

TIEMPO TOTAL: 2-12 horas

INGREDIENTES

  • 1 Kg de huesos de caña de vaca o una carcasa de pollo
  • 2 zanahorias con piel cortadas en 3
  • 2 cebollas con piel cortadas en 4
  • 2-3 ramas de apio (hojas y tallo) cortadas en 3
  • 3 dientes de ajo con piel medio machacados
  • 1/2 ramillete de perejil
  • 8-10 granos de pimienta negra
  • 2 hojas de laurel
  • 3 ramitas de tomillo
  • 1 C de vinagre de sidra de manzana (ayuda a extraer los minerales de los huesos)
  • 1 trocito de alga Kombu
  • sal marina o del Himalaya
  • agua hasta llenar la cacerola (4-5 litros)

INSTRUCCIONES

  • Precalienta el horno a 220 ºC y dora los huesos durante 20-30 minutos para mejorar el sabor del caldo.
  • Pon todos los ingredientes (incluidos los huesos) en una olla grande, llena de agua, tapa y espera a que hierva. Cuando hierva, destapa y retira la espuma de la parte superior con una espumadera. Baja el fuego y deja hervir a fuego lento durante 2-12 horas (algunos puristas van hasta 24 horas). Ve añadiendo agua según se vaya evaporando para que queden bien cubiertas todas las verduras.
  • Saca los huesos y tíralos. Cuela el caldo y ajústalo de sal (yo prefiero dejarlo soso para poder cocinar después sin miedo a pasarme de sal). Déjalo templar y mételo en la nevera (hasta 5 días) o en el congelador (hasta 3 meses).

Pancakes de plátano

Sigo compartiendo recetas que me parezcan sencillas y que sean sanas, pero sin renunciar al sabor. ¡Cómo mola prepararse unos pancakes en finde después de haber remoloneado bien en la cama! Y si ya los compartes con la familia, amigos o tu pareja... ¡Mmmmm!

Además, esta receta no tiene gluten ni cereales. De hecho, ¡solo tiene 2 ingredientes! Aunque siempre puedes añadir unos copos de avena o unas semillas de lino molidas para darle más consistencia y que te llenen más.

Para acompañar, ponle lo que quieras. Yo no le echo miel ni sirope de arce porque el plátano maduro ya le da suficiente dulzor. Pero esta vez sí le he puesto unas pasas, bayas de Goji, almendras, habas de cacao y un kiwi.

¡Ahí vamos!

banana pancakes.JPG

Pancakes de plátano

TIEMPO TOTAL: 15 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 plátano maduro
  • 1-2 huevos camperos
  • aceite de coco virgen extra

INSTRUCCIONES

  • Pon todos los ingredientes en una batidora y tritura todo hasta alcanzar la textura que te guste.
  • Echa un chorrito de aceite de coco en una sartén a fuego medio-alto. Echa una cucharada de la mezcla y deja que se haga bien, hasta que puedas darle la vuelta con una espátula. Al no tener harina, es normal que estén blanditas e incluso que al principio se te rompan. Yo ahora ya le he cogido el truquillo.

Mayonesa casera

Pocas cosas hay más ricas y fáciles que una mayonesa casera. Y además, es súper sana: bien cargadita de grasas saludables gracias al huevo y al aceite de oliva virgen extra. Y nada de preocuparse de las grasas ni de comprar 0%. Si tienes dudas, léete mi artículo sobre las grasas, por qué y cuáles son saludables.

Tu mayonesa casera, además, estará lista en menos de 10 minutos y puedes "tunearla" con la hierba o especia que más te guste. Por ejemplo, si te gusta el picante, compra una lata de chiles chipotle y añade uno o dos (no más salvo que seas mexicano o tailandés) o échale un poco de mostaza de Dijon. Si quieres mezclar con pescado o marisco, te recomiendo echarle unas ramas de cilantro. Si buscas colores divertidos, añade una cucharadita de cúrcuma o un trocito de remolacha. Diviértete, que es tu mayonesa.

Mayonesa casera

TIEMPO TOTAL: 7 MINUTOS

INGREDIENTES

mayonesa.jpg
  • 1 huevo
  • zumo de 1/2 limón
  • aceite de oliva virgen extra
  • una pizca de sal

INSTRUCCIONES

  • Casca el huevo (no en el recipiente en el que vayas a batir), añade el zumo de medio limón y una pizca de sal. Ve añadiendo aceite y batiendo al mismo tiempo hasta que consigas la textura y densidad que te gusten. Será bastante aceite; no tengas miedo.
  • Si quieres darle sabor, añade ajo (tendrás una especie de alioli), cúrcuma, perejil, cilantro, chile chipotle. Lo que tú quieras. ¡Es tu mayonesa!

Se conserva en la nevera, bien tapada, unos 3-4 días sin problema.

Batido de remolacha y aguacate

Este batido o smoothie es casi más una sopa fría en realidad. Podríamos compararlo al gazpacho nuestro de toda la vida. Lo bueno es que la remolacha tiene ese punto dulce, que para empezar el día puede resultar más fácil. Y además, ayuda a iniciar bien la digestión.

La cúrcuma, la especia principal en el curry indio, tiene numerosas propiedades demostradas científicamente: antiinflamatorio, mejora la piel, antidepresivo, anticoagulante... Pero, vamos, que la razón principal es su sabor y el toque especial que le da. No se trata de comer las cosas por lo que podrían hacer, sino por el mero hecho de disfrutar de la comida y descubrir sabores nuevos.

batido_remolacha.jpg

Batido remolacha y aguacate

TIEMPO TOTAL: 10 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1/2 remolacha (cocida si quieres más dulzor) 
  • 1/4 aguacate
  • 1 rodaja pequeña de pimiento rojo
  • 1/2 c de cúrcuma
  • 1 C de zumo de limón
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta al gusto
  • agua

INSTRUCCIONES

  • Simplemente mete todo en la batidora y tritura. Añade agua hasta alcanzar la textura que te guste.

Batido verde con alga dulse

Yo no soy muy de batidos, pero todas las personas somos distintas, así que quiero acompañar esta receta de varias razones por las que te puede apetecer empezar el día con un batido verde:

  1. Un batido es la manera más fácil y rápida de darle a tu cuerpo una gran cantidad de ingredientes sanos a tu cuerpo.
  2. Si te cuesta tomar verduras de hoja verde, base de una dieta sana, aquí podrás añadir todas las que quieras: canónigos, espinacas, repollo, kale, lechuga, etc.
  3. Es una buena manera de hidratarte después de toda la noche, sobre todo si te tomas un par de vasos de agua mientras lo vas preparando. 
  4. Olvídate de manchar sartenes y cacerolas y de tener que fregar después.
  5. Ah, y todos los potenciales beneficios que solo sabrás si son verdad tomándote tu batido con regularidad: darte más energía, conseguir una piel más suave y brillante, ayudarte con otros antojos menos sanos, etc.

¿Te he convencido?

Además, esta receta lleva un plus: el alga dulse, como otras algas, es rica en yodo, proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes. Y le da un saborcillo entre tostado y ahumado muy interesante. Con las algas, como dicen en inglés a little goes a long way, es decir, que con un poquito basta. Son alimentos tan concentrados en nutrientes que no conviene abusar.

alga_dulse.jpg

Batido verde con alga dulse

TIEMPO TOTAL: 10 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 buen puñado de verdura de hoja verde: canónigos, espinacas, kale, repollo, lechuga, etc. 
  • 1 manzana verde sin corazón
  • 1/2 aguacate
  • 1/2 plátano (opcional para añadir más dulzor)
  • 1 C de zumo de limón
  • 2 o 3 trocitos de alga dulse

INSTRUCCIONES

  • Simplemente mete todo en la batidora y tritura. Añade agua hasta alcanzar la textura que te guste.

Tosta SIN PAN de boniato con aguacate y huevo

A veces las recetas más ricas son las más sencillas o las de siempre con un pequeño cambio. Y eso es lo que te traigo hoy, porque una tosta no tiene nada de novedoso. ¿Pero y si no está hecha con pan, ni siquiera sin gluten? Esta tosta lleva una rebanada de boniato, lo cual añade muchas cositas interesantes para tu salud. Además, pocas cosas hay más nutritivas que los huevos, sobre todo si dejas la yema poco hecha para conservar todos los nutrientes, especialmente las buenas y delicadas grasas que oculta en su interior. 

Me encanta hacerme este plato para cenar porque te deja saciado pero no demasiado lleno para ir a dormir después. Aunque más de una vez también me la he hecho para desayunar y ¡me encanta!

sweet potato toast with egg and guacamole.JPG

Tosta de boniato con aguacate y huevo

TIEMPO TOTAL: 20 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 huevo
  • 1 rebanada de boniato (con piel) 
  • 1/2 aguacate verde
  • 1 C de zumo de limón
  • pimentón
  • aceite de oliva virgen extra (opcional)
  • sal y pimienta

INSTRUCCIONES

  • Corta la rebanada de boniato. Hazlo de manera que sea lo más larga posible. Métela varias veces en el tostador hasta que esté tierna o ponla en la sartén a fuego medio con un poquito de agua y tápala durante 8-10 minutos, así estará tostadita por un lado y tierna por dentro.
  • Por supuesto, también puedes sustituir el boniato por la clásica rebanada de pan, pero te estarás perdiendo todos los beneficios de la batata, además de ser más aburrido.
  • Mientras tanto, machaca el aguacate con un tenedor y añádele el zumo de limón, sal y pimienta. También puedes echarle un chorrito de aceite de oliva y un poco de cebolleta picada (más suave que la cebolla).
  • Solo te queda cocinar el huevo y colocarlo en cima con un poco de pimentón. Yo suelo hacerlo a la plancha para que quede la yema cruda y mantenga todos los nutrientes, pero también puedes poner un huevo escalfado o rodajas de huevo crudo. O incluso una tortilla francesa. ¡Ñam!

Hummus de remolacha

La remolacha ayuda a mover la bilis y a luchar contra el estreñimiento. Además es muy buena para el sistema linfático, el cual ayuda en las labores de defensa y eliminación. Sin embargo, esto no es por lo que deberías comer remolacha, sino porque está buenísima. Y aquí tienes una manera rápida de prepararla:

beets_hummus_remolacha_dip.jpg

Hummus de remolacha

TIEMPO TOTAL: 15 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 3-4 remolachas medianas (peladas y cocidas o crudas)
  • 10 nueces (ligeramente tostadas en el horno o en una sartén)
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 2-3 C de zumo de limón
  • 1 C de tahini o 2 C de aceite de oliva virgen extra
  • 1 c de comino en polvo
  • unas hojas de perejil (opcional)
  • sal y pimienta al gusto

INSTRUCCIONES

  • Pon todos los ingredientes en una batidora y tritura todo hasta alcanzar la textura que te guste.
  • Puedes servirlo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, ralladura de limón y unas semillas de sésamo negro.

Pan de lino sin gluten, cereales ni lácteos (paleo)

Ultimamente estoy intentando comer menos trigo. No es que crea que el trigo es malo para mí, pero comer mucho de cualquier cosa sí puede sentar mal. Así que intento no comer pan "normal" en casa, o al menos solo una vez a la semana. Y una cosa que me ha ayudado es sustituirlo por este pan de lino. Puedes ponerle frutos secos o hierbas aromáticas, pero esta vez te doy la receta básica y luego tú ya puedes divertirte con otros ingredientes.

Con las cantidades de abajo sale un pan de 1 Kg  más o menos, lo cual me llega de sobra para una semana. Lo guardo en una bolsa de tela fuera de la nevera y dura hasta 8-10 días. Guay, ¿no?

 
flaxseed_bread.JPG
 

Plan de lino

TIEMPO TOTAL: 60 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 120 g almendras en polvo
  • 375 g lino en polvo (molido)
  • 6 huevos
  • 170 ml agua o caldo de verduras/pollo
  • 75 g mantequilla derretida o aceite de oliva o de coco virgen extra
  • 3 c bicarbonato
  • 3 C zumo de limón
  • 1/2 c sal marina

INSTRUCCIONES

  • Precalentar el horno a 170 ºC y cubrir el molde con papel de horno.
  • Añadir todos los ingredientes en un robot de cocina y mezclar bien o mezclarlos a mano en un gran cuenco (esto es lo que yo hago). 
  • Echa la masa en el molde y alisa la parte superior. 
  • Hornea durante 40 minutos o hasta que esté firme por encima (que puedas apretar y vuelva a su forma original fácilmente).
  • Sácalo del horno y déjalo enfriar en una reja (evita que se humedezca con la condensación).