Garbanzos salteados con jamón y espinacas

Este plato es cortesía de mi prima Laura. También es una cocinillas y siempre me está ayudando y dando ideas para compartirlas contigo, pero sobre todo siempre me anima y me apoya en todo lo que hago. ¡Viva mi prima!

Tanto para cena como para el mediodía, este plato está listo en menos que canta un gallo, sobre todo si tienes los garbanzos ya cocidos o si los compras en conserva ;-) Eso sí, si vas a por los de bote, intenta invertir un poquito más y cómpralos ecológicos para que no tengan "guarradillas" añadidas. 

Para una versión vegetariana, sustituye el jamón por alga dulse, que encontrarás en tiendas ecológicas o de comida saludable, o incluso en Internet. Esta alga tiene un aroma ligeramente ahumado y un punto salado marino, por lo que vale también para reemplazar el bacon. Aquí tienes otra receta para usar esta alga, para que luego no digas que no te compensa comprarla porque no le das uso. Jejeje...

garbanzos_salteados_jamon_espinacas.jpg

Garbanzos salteados con jamón y espinacas

TIEMPO TOTAL: 20 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 40 g de jamón serrano (o alga dulse)
  • 2 buenos puñados de espinacas frescas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 c de comino en polvo
  • 1 c de pimentón
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta

INSTRUCCIONES

  • A fuego suave, pocha la cebolla y los ajos picaditos. 
  • Cuando la cebolla coja un color transparente, echa los garbanzos y déjalos rehogando a fuego lento 5 minutos.
  • A continuación, echa el jamón troceado, sube el fuego y remueve durante otros 5 minutos o hasta que los garbanzos estén un poco dorados (sin llegar a quemar la cebolla y el ajo).
  • Retira la sartén del fuego para echar el pimentón y que no se queme. Echa ahora también la pimienta, el comino y la sal (pero CUIDADO con la sal porque el jamón ya aporta sal al plato). Remueve para integrar todas las especias y echa los puñados de espinacas. Tapa y pon otra vez a fuego bajo durante un par de minutos o hasta que la espinaca pierda la firmeza. En función del tipo de cocina y sartén que uses, seguramente ya puedes apagar el fuego antes de echar las especias y las espinacas, pues el calor que tenga será suficiente para que las espinacas se cuezan.