Pan de trigo sarraceno fermentado

Con este pan casero de trigo sarraceno fermentado echarás mucho menos en falta los panes con gluten. El trigo sarraceno es muy rico en proteína comparado con otros cereales y pseudocereales, además de aportar minerales como manganeso, cobre y magnesio y antioxidantes como rutina y quercina.

Este pan está especialmente rico tostado, así que hazlo y congela rebanadas para tus desayunos, meriendas o cenas rápidas.

pan-sarraceno-2.JPG

Pan de trigo sarraceno fermentado

INGREDIENTES

  • 500 g de trigo sarraceno en grano

  • 50 ml de agua (o más si hiciera falta)

  • 1 C de sal sin refinar

  • 1 C y 1/2 de psyllium en polvo

  • 1 C de AOVE

  • harina de trigo sarraceno (para hornear y por si queda muy líquida la masa)

INSTRUCCIONES

  • Lava los granos de trigo sarraceno en un colador bajo el grifo durante unos 3-4 minutos.

  • Colócalos en el vaso de la batidora y llénalo de agua hasta que los cubra 3-4 dedos por encima. Déjalos a remojo toda la noche.

  • Al día siguiente, escurre el agua pero no los enjuagues. Esa capa pegajosa ayuda a triturar y da consistencia a la masa.

  • Añade la sal y empieza a triturar todo en el mismo vaso batidor. Si hace falta, porque no se tritura bien, ve añadiendo agua poco a poco. Quizás no necesites toda el agua. O quizás necesites más. Depende de cuánto líquido pegajoso hayas escurrido antes.

  • Pon la mezcla triturada en un cuenco grande y añade el psyllium y el aceite. Remueve con una cuchara de madera hasta que esté todo bien mezclado. En este punto puedes añadir semillas, pasas, frutos secos, etc. Si la masa queda muy líquida (deberás poder clavar la cuchara de madera y que se quede rígida), añade un poco de harina de trigo sarraceno y mezcla de nuevo.

  • Cubre el bol con un trapo de cocina húmedo y limpio y deja reposar la mezcla durante 12-24 horas a temperatura ambiente o dentro del horno (apagado). Cuando más fermente, más se neutralizarán los antinutrientes y más digestivo será, pero también aumentará el sabor agrio/ácido.

  • Tras 12-24 horas fermentando, precalienta el horno a 175 ºC.

  • Mientras se calienta, espolvorea un poquito de harina de trigo sarraceno sobre una fuente de horno cubierta con papel sulfurizado. Vuelca ahí la masa, que al haber estado en un cuenco ya debería tener forma de hogaza.

  • Espolvorea un poco de harina de trigo sarraceno por encima de la hogaza y haz un corte en forma de cruz para facilitar la cocción y evitar que el pan se abra por otros puntos.

  • Hornea a 175 ºC durante 1h50 min (quizás en tu horno necesite 15-20 minutos menos).

  • Saca el pan del horno y déjalo reposar sobre una rejilla para que la parte inferior no se humedezca y la masa termine de “secarse”. Este pan tiene la consistencia de un pan de centeno tradicional, de masa compacta, y es normal que quede ligeramente húmedo por el centro (lo verás si lo cortas a la mitad). Si lo horneas más para secarlo, quizás te quede demasiado seco y duro.

  • No pasa nada aunque esté húmedo. Te recomiendo que lo cortes todo en tostadas, las congeles y lo tomes siempre recién tostado. ¡Está mucho más rico!

pan-sarraceno-3.JPG