picoteo

Tortitas de harina de castaña (sin gluten, sin lácteos, sin cereales)

Yo solía hacer mis tortitas de plátano, pero debo reconocer que esta receta que tomo prestada de Monstre Reus, dietista especializada en hipotiroidismo y enfermedades autoinmunes está más rica. Sobre todo, que al no llevar plátano es más versátil y se puede usar tanto con dulce como con salado.

Y hablando de su versatilidad, estas tortitas no llevan cereales ni lácteos, así que son aptas para aquellas personas con inflamación y enfermedades crónicas, especialmente con problemas de dolores articulares. La base de las tortitas es la harina de castaña, un producto muy extendido en Galicia y en prácticamente toda la Península Ibérica. Es cierto que esta harina no es barata, pero la calidad de los hidratos de carbono que aporta para mí lo justifica. Por otro lado, si no tienes ninguna patología autoinmune, puedes utilizar otra harina integral más barata. Personalmente, prefiero opciones sin gluten como la harina de trigo sarraceno (también llamado alforfón) pero desde luego recomiendo la avena, la espelta y el centeno (siempre integrales) antes que el trigo.

Bueno, basta de rollos. Vamos allá. Espero que te guste la receta y que la pruebes esta misma semana: desayuno, merienda, cena… Tú eliges. 😛

pancake, castañas, sin gluten

Tortitas de harina castaña

INGREDIENTES

  • 2 C grandes de harina de castañas

  • 1 huevo ecológico batido

  • 1 pizca de canela

INSTRUCCIONES

  • Bate bien el huevo e incorpora las dos cucharadas soperas de harina de castañas y la canela. Remueve bien y añade un poco de agua (caldo o bebida vegetal) si las consistencia es demasiado espesa (debería ser como miel líquida más o menos).

  • Echa un poco de AOVE en una sartén antiadherente, deja que se caliente a fuego medio-alto y vierte entonces la mezcla. Extiéndela bien por toda la sartén para que no quede demasiado gruesa. Tapa y deja 4-5 minutos o hasta que salgan burbujitas por arriba. Dale la vuelta y deja 3-4 minutos más.

  • Puedes usarla como wrap para meterle pollo y verduras o como en mi foto del desayuno acompañada de fruta. Me gusta acompañar este desayuno de una buena taza de caldo limpio o un huevo a la plancha, para añadir más proteína de calidad y conseguir una mezcla de dulce y salado que sea más saciante.

Guacamole de manzana

Guacamole de manzana

La compota de manzana es uno de los alimentos básicos de mi nevera. La puedes congelar, así que te recomiendo coger 4-5 manzanas (puedes aprovechar las que se estén quedando pochas), pelarlas, quitarles el corazón y dejarlas a fuego bajo. En 20 minutos tienes la compota lista. Además de súper fácil de preparar, de estar muy rica y de servir para endulzar de manera natural, es un gran prebiótico, es decir, que alimenta a las bacterias beneficiosas (los probióticos).

Esta receta es perfecta para quienes les gusta desayunar dulce, como merienda o casi hasta de postre. El toque de los tomates deshidratados es crucial.

guacamole

Guacamole de manzana

INGREDIENTES

  • 1 aguacate

  • 80 g de compota de manzana

  • zumo de 1/2 limón

  • 3-4 tomates deshidratados

  • 1 c de miel

  • 1/2 c de ajo en polvo

  • 3 C de AOVE

  • sal y pimienta

INSTRUCCIONES

  • Corta los tomates deshidratados en trocitos pequeños.

  • Pela y machaca el aguacate con un tenedor.

  • Mezcla bien todos los ingredientes.

  • Puedes adornar con un poco de cilantro picado y trocitos de tomate y pimiento crudos.

Revuelto de frutos secos con especias

Este revuelto (o granola) de frutos secos con especias es infalible. ¿Sabes lo de abrir una bolsa de patatas fritas y no poder parar? Pues lo mismo ocurre cuando abro este bote. 🙈 La diferencia es que esto es hecho en casa, así que nosotros controlamos los ingredientes. ¿Lo mejor? Que puedes jugar con las especias y sorprender a tus amigos (y a tu paladar) en cada nueva visita. 

Esta mezcla lleva 4 frutos secos distintos (almendras, nueces, avellanas y cacahuetes) pero puedes cambiarlos por otros que te gusten más o por semillas. Por cierto, como curiosidad, los cacahuetes no son frutos secos sino legumbres como los garbanzos o las lentejas. 

 
granola-salada-frutos-secos.JPG
 

Revuelto de frutos secos con especias

INGREDIENTES

  • 100 g de cada: almendras, nueces, avellanas y cacahuetes en este caso.

  • 2 C de AOVE

  • 1 C y 1/2 de miel o sirope de arce

  • 2 c de sal

  • 1 c de pimentón dulce

  • 2 c de comino en polvo

  • 1 pizca de cayena o pimentón picante

INSTRUCCIONES

  • Precalienta el horno a 180 ºC.

  • Rompe las nueces en trozos más pequeños. El resto de frutos secos pueden ir enteros o puedes romperlos un poco también. Yo solo troceo las nueces.

  • Mezcla bien todos los ingredientes en un cuenco grande.

  • Colócalos en una bandeja de horno sobre una hoja de papel sulfurizado y hornea durante 10 minutos. A los 5 minutos remuévelos para que se hagan por todos lados y no se quemen.

  • Déjalos enfriar fuera del horno. Al llegar a temperatura ambiente la miel y el aceite se secarán y quedarán relativamente pegados unos a otros.

  • Conserva en un recipiente hermético fuera de la nevera hasta 7 días.

Hummus de garbanzos

Sencillo, rápido, eficaz. Así es el tradicional hummus de garbanzos. Lo puedes conservar 3-4 días en la nevera o congelarlo y tenerlo listo para picoteo cuando viene gente a casa. ¡Triunfa siempre! Y yo aconsejo tomarlo con crudités (trocitos de verduras crudas) de pimiento rojo, apio, colirrábano, zanahoria, etc.

Al tomarlo con el pimiento rojo crudo, que tiene más vitamina C que la naranja, absorberás mucho mejor el hierro de los garbanzos. Además, el tahini o puré de sésamo aporta una buena cantidad de calcio. Pero esto solo son detalles sin importancia comparados con el sabor.  

 
hummus-garbanzos.jpg
 

Hummus de garbanzos

INGREDIENTES

  • 240 g de garbanzos cocidos
  • 1 C bien colmada de tahini (puré de sésamo)
  • zumo de 1/2 limón
  • 1/3 diente de ajo (no muy grande)
  • sal y pimienta
  • pimentón dulce y un chorrito de AOVE para decorar (opcional)

INSTRUCCIONES

  • Si son secos, pon los garbanzos a remojo la noche anterior con una cucharadita de bicarbonato (el triple de agua que de garbanzos). Cuece los garbanzos en abundante agua hasta que estén blandos (desde 20 minutos con la olla a presión hasta 2 horas en una olla convencional). No eches la sal hasta el final o se te quedarán duros. No tires el agua de cocción.
  • Añade todos ingredientes y tritura hasta que consigas la textura deseada. Si fuese necesario, puedes ir añadiendo un poquito de agua de cocer los garbanzos hasta que esté todo bien triturado.
  • Decora con pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Hummus de zanahoria al curry

Esta receta es sencillísima e infalible. Todavía no ha habido una persona a quien no le haya gustado. Aunque tal vez seas tú la primera. 😆 El dulzor de la zanahoria se contrasta con el zumo de limón y el cóctel de especias le da sabor y propiedades muy beneficiosas: la cúrcuma, por ejemplo, está demostrado que tiene efectos antiinflamatorios iguales al ibuprofeno y es tan eficaz como el diclofenaco para personas con artritis reumatoide (estudio). Si además la combinas con la primienta negra, estarás aumentando sus propiedades de manera exponencial.

Una vez al año, no hace daño. Normalmente no aconsejo pelar los productos vegetales ecológicos pero en este caso, si quieres que te quede un color naranja fuerte y puro es mejor pelar las zanahorias y la cúrcuma. 

 
hummus_zanahoria_curry.JPG
 

Hummus de zanahoria al curry

INGREDIENTES

  • 350 g de zanahorias peladas (unos 480 g sin pelar)

  • 3 C de aceite de oliva virgen extra

  • 1 trocito de cúrcuma fresca pelada

  • 3 C de zumo de limón

  • 1/2 diente de ajo (no muy grande)

  • 1 c de curry no picante

  • sal y pimienta

  • semillas de sésamo negro para decorar (opcional)

INSTRUCCIONES

  • Pela y corta las zanahorias en 4-5 trozos.

  • Añade todos los demás ingredientes y tritura hasta que consigas la textura deseada. Tendrás que menear la batidora de vaso o mover bien la de brazo para que se mezcle todo bien y se quede triturado. Si fuese necesario, puedes ir añadiendo un poquito de agua hasta que esté todo bien triturado.

  • Decora con las semillas de sésamo negro.

Chips de kale

La famosa kale, es decir, la berza de toda la vida para los de Galicia (y otras zonas del norte) es el alimento de moda desde hace unos años. Forma parte de la familia de las crucíferas (brócoli, rúcula, coles de Bruselas, repollo, coliflor, grelos, nabo, etc.), unas de las verduras más sanas y con más nutrientes, además de contener los mejores precursores del glutatión, el antioxidante más importante en nuestro cuerpo.

Esta receta puedes usarla cuando te sobre berza o kale, o simplemente cuando quieras tener un snack sano y distinto.

 
chips_kale_3.jpg
 
 
chips_kale_2.jpg
 

 

Chips de kale

TIEMPO TOTAL: 20 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 manojo de kale (berza rizada)

  • 2 c de salsa de soja

  • 2 c de aceite de oliva virgen extra

  • zumo de 1/2 limon

  • 1 c de comino en polvo

  • 1 c de cúrcuma en polvo

INSTRUCCIONES

  • Precalentar el horno a 200 ºC.

  • Lava bien el kale. Agarra cada rama por la parte inferior del tallo y desliza apretando de abajo arriba para separar las hojas del tallo. Rompe las hojas trozos del tamaño de patatas fritas de bolsa.

  • En un cuenco, mezcla todos los ingredientes para el aliño y unta bien los trozos de kale. Masajéalo bien con las manos para que se impregne.

  • Espárcelo en una bandeja de horno sobre papel de hornear. Cuanto más separado lo dispongas en el horno, más crujiente quedará.

  • Hornear a 150 ºC unos 20 minutos o hasta que esté crujiente

Hummus de remolacha

La remolacha ayuda a mover la bilis y a luchar contra el estreñimiento. Además es muy buena para el sistema linfático, el cual ayuda en las labores de defensa y eliminación. Sin embargo, esto no es por lo que deberías comer remolacha, sino porque está buenísima. Y aquí tienes una manera rápida de prepararla:

beets_hummus_remolacha_dip.jpg

Hummus de remolacha

TIEMPO TOTAL: 15 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 3-4 remolachas medianas (peladas y cocidas o crudas)

  • 10 nueces (ligeramente tostadas en el horno o en una sartén)

  • 1 diente de ajo pequeño

  • 2-3 C de zumo de limón

  • 1 C de tahini o 2 C de aceite de oliva virgen extra

  • 1 c de comino en polvo

  • unas hojas de perejil (opcional)

  • sal y pimienta al gusto

INSTRUCCIONES

  • Pon todos los ingredientes en una batidora y tritura todo hasta alcanzar la textura que te guste.

  • Puedes servirlo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, ralladura de limón y unas semillas de sésamo negro.