Salmorejo sin pan y crujiente de jamón

No ha sido nada fácil conseguir una textura similar al salmorejo tradicional, que lleva pan, pero aquí tienes una versión ¡increíble! Nadie notará que no le has echado pan.

¿Y por qué sin pan? Primero, porque abusamos del pan en nuestra alimentación y esto hace que desplace a otros alimentos y nutrientes necesarios. Segundo, porque la calidad del pan que suele usarse es malísima: harina refinada, de trigo modificado genéticamente, sin fermentar… un desastre nutritivo y para la digestión. Y tercero, porque cada vez hay más intolerancias y alergias y no quiero que te quedes sin comer salmorejo. Y cuarto, porque así puedes hacer la versión baja en FODMAP.

salmorejo sin pan

Salmorejo sin pan y crujiente de jamón

INGREDIENTES (1 persona)

  • 50 g de jamón ibérico (en lonchas no muy finas)

  • 2 huevos cocidos (o 1 si no tienes mucha hambre)

  • 500 g de tomates maduros, pedúnculo retirado y pelados

  • ½ calabacín mediano pelado

  • 1 zanahoria mediana pelada

  • 1 diente de ajo (sustituye por 2 C de AOVE infusionado en ajo para una versión baja en FODMAP).

  • 1 C de vinagre de manzana o de vino blanco (este para la versión baja en FODMAP)

  • 1 c de sal

  • 4-6 C de AOVE

INSTRUCCIONES

  • Pon agua a hervir en un cazo. Cuando hierva, mete los dos huevos con cuidado: con la ayuda de una cucharada sopera pósalos en el fondo. A los 6-10 minutos, retira del fuego, deja enfriar y pélalos. En 6 minutos tendrás la clara hecha y la yema crudita (lo más recomendable nutricionalmente hablando) y en 10 minutos tendrás un huevo duro, con la yema bien coagulada.

  • Pon el calabacín y la zanahoria pelados y cortados en trozos 4 minutos en el microondas a potencia máxima. Deja enfriar.

  • Mientras se enfrían las verduras, pela los tomates y retira el pedúnculo. Puedes escaldar los tomates para pelarlos fácilmente.

  • En un vaso batidor, tritura el calabacín, la zanahoria, el ajo y el vinagre.

  • Añade los tomates y la sal vuelve a triturar.

  • Ahora baja la velocidad y ve añadiendo el aceite poco a poco mientras trituras para que emulsione. Prueba y rectifica de sal. Enfría en la nevera al menos 2 horas.

  • Ten en cuenta que al no llevar pan, tendrás que volver a triturarlo antes de servirlo para que la textura sea uniforme.

  • JAMÓN CRUJIENTE: envuelve una loncha de jamón con papel de cocina y mete en el microondas a temperatura máxima durante 1 minuto o algo más. Deja enfriar unos segundos y ya podrás romperla en trocitos para hacer “picatostes” crujientes o presentar un trozo grande como en la foto. Si no tienes microondas, puedes tostar el jamón en el grill sobre papel de horno.

  • Puedes rallar 1 huevo y servir el resto en un platito.