calabaza

Galletas de calabaza y chocolate (sin gluten, cereales ni lácteos)

El dulzor y el color de la calabaza hacen que sean unas de mis galletas favoritas. Además, la textura es casi crujiente, lo cual es todo un logro teniendo en cuenta que no llevan harinas ni cereales.

 
galletas_cookies_calabaza_1.JPG
 

Galletas de calabaza y chocolate

TIEMPO TOTAL: 30 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 60 g calabaza (en puré)

  • 60 g almendra en polvo

  • 60 g almidón de tapioca

  • 30 g aceite de coco virgen extra (derretido)

  • 60-80 g de chocolate negro (70-85%) en trocitos

  • 1-2 C de miel (según lo dulce que te gusten)

  • 1 c bicarbonato

INSTRUCCIONES

  • Saca la bandeja y la rejilla del horno. Pon papel de horno en la bandeja.

  • Precalienta el horno a 190 ºC.

  • Pica el chocolate en trocitos (no minúsculos) y resérvalo.

  • Mezcla bien el resto de ingredientes con una cuchara o con las varillas de la batidora. Ahora añade los trocitos de chocolate y mezcla un poco.

  • Coge cantidades equivalentes a una cucharada y media o una cucharada muy colmada de la mezcla, ponlas en la bandeja con papel de horno y dales la forma que te guste. A mí me gusta que queden como en la imagen, con algo de grosor. Si veis que la mezcla está muy líquida y las galletas se aplastan solas, añadid almendra en polvo hasta conseguir una textura más consistente.

  • Hornea durante 10-20 minutos según la dureza que quieras conseguir. Yo recomiendo apagar el horno tras 15 minutos, cuando empiezan a tostarse, para que no se quemen y las dejo dentro del horno 30 minutos y incluso toda la noche, con la puerta ligeramente entreabierta para evitar la condensación, y así se quedan crujientes con el calor residual. ¡Tachán!

Crema de calabaza y almendras con cúrcuma

Date prisa en preparar esta receta porque a la temporada de la calabaza le queda un suspiro. De hecho, esta crema la preparé hace unos días con las últimas piezas de butternut o calabaza violín que me dio Roberto, mi nuevo agricultor de referencia, que apenas hace un año dejó su trabajo para crear su huerta ecológica en Dorneda, en las afueras de A Coruña. Producto local, de temporada y ecológico. ¡¿Qué más se puede pedir?!

Esta vez añadí una granola salada para hacer un plato más completo y aportar una textura crujiente que contrasta con la untuosidad de la crema. En breves colgaré la receta de mi versión de la granola salada.

 
crema_calabaza_almendra_curcuma_1.jpg
 

Crema de calabaza y almendras con cúrcuma

TIEMPO TOTAL: 15 MINUTOS

INGREDIENTES

  • 1 calabaza violín (butternut) pequeña en puré

  • 500 ml de caldo de pollo (o agua)

  • almendra en polvo (hasta alcanzar la textura deseada)

  • 1 c de cúrcuma

  • 1/2 c de pimienta negra

  • 1/2 c de hinojo en polvo

  • 1/2 c de jengibre en polvo

  • sal

PASOS

  • Lo ideal es tener el puré congelado. Si no es así, precaliente el horno a 170 ºC. Corta la calabaza a lo largo y coloca las dos mitades boca abajo en una bandeja recubierta de papel de horno. Cocínala durante 20-35 minutos según el tamaño y la potencia de tu horno. Estará a punto cuando puedas atravesar con un cuchillo la piel de la calabaza sin resistencia.

  • Pon el caldo (o agua) a hervir. Cuando hierva, añade el puré de calabaza y remueve bien para que se mezcle. Unos 3-4 minutos.

  • A continuación, añade almendra en polvo hasta que adquiera la textura que te guste. Vete mezclando y no te pases con la almendra, ya que irá ganando consistencia según se mezcle. Unos 5 minutos.

  • Añade ahora las especias y ajusta de sal.